Crece

Madrid es una ciudad abierta que no para de crecer. Con más de tres millones doscientos mil habitantes, nuestra ciudad cuenta con una diversidad y riqueza cultural que nos hace únicos. Aproximadamente 400.000 ciudadanos de origen extranjero, miles de personas provenientes de toda la geografía española, 150.000 estudiantes y casi 10 millones de turistas cada año, nutren y dan vida a una ciudad que se moldea constantemente.


Cambia

La globalización está produciendo cambios en nuestras ciudades. Esto se traduce en nuevas realidades, en retos y oportunidades que debemos afrontar de una manera creativa y constructiva.

Uno de los retos es el aumento del número de turistas en Madrid. De acuerdo con la OMT, más 80 millones han viajado a España en este 2018, lo que supone una cifra histórica. Este crecimiento, ha provocado la aparición de un discurso negativo sobre el turismo, que ha llevado a la Administración ha tomar medidas que no tienen en cuenta a todos los ciudadanos. Es el caso de la limitación de las Viviendas de Uso Turístico.


Evoluciona

La clave de una buena regulación reside en entender las diferentes realidades de los ciudadanos y explorar todas las aristas de los problemas públicos. Por ello necesitamos deshacer los falsos mitos que han surgido sobre a las VUT y los efectos perjudiciales del turismo.

Madrid ha cambiado y va a seguir haciéndolo. No podemos simplemente rechazar las nuevas dinámicas sociales, debemos utilizarlas como herramientas clave para conseguir un crecimiento sostenible del turismo,  para la ciudad y para todos los que vivimos aquí.

Los turistas y los ciudadanos que deciden alquilar sus viviendas no son el problema, son simplemente signos de una nueva realidad que tenemos que aprender a gestionar. 

 

 

Las VUT ¿Qué efectos tienen en nuestra ciudad?

 

Más beneficios y menos gastos

Su flexibilidad ante los picos de demanda del mercado permite a Madrid absorber grandes eventos (World Pride) amplificando su impacto internacional. Esto posibilita que se obtengan  más beneficios con un gasto mínimo en infraestructura.

 

DEMOCRATIZAN los BENEFICIOS DEL TURISMO

Las viviendas de uso turístico han permitido a los vecinos participar de los beneficios del sector, antes reservado a empresas.

distribuyen la oferta turística

Permite que los viajeros se dispersen emplazándose por toda la ciudad, favoreciendo de este modo la distribución de la riqueza. Ahora los turistas llegan a barrios en los que la oferta hotelera era escasa o inexistente.

 

HACEN LOS destinos turísticos más competitivos

Las viviendas de uso turístico amplían la capacidad de elección de los viajeros creando destinos más competitivos. Ahora se cubren las necesidades de una gran diversidad de turistas.